Aresa se especializa con un abono a medida de cada campo

El grupo lucense dedicado al envasado y distribución de fertilizantes apuesta por una nueva línea de abonos adaptados a las condiciones de cada tierra. Fertiland fue desarrollado por los técnicos del grupo en la fábrica que posee en Rábade (Lugo) y comenzará a comercializarlo este mismo mes. La diferencia con los abonos convencionales es que tiene en cuenta el tipo de cultivo y zona de labranza en la que se empleará, además de ser «más respetuoso con el medio mediante», en la medida en que entre sus compuestos figuran agentes químicos menos solubles y agresivos.

Aresa, comercializadora de la enseña Fertimón, es propietaria tambien de la cadena de tiendas Todocampo y Área Verde. Esta red, integrada al concluir el año por 40 establecimientos, recibirá un impulso a lo largo de los próximos meses con al menos la apertura de otros ocho locales. La que constituye la primera cadena gallega de tiendas de productos para el campo funciona con establecimientos franquiciados. La ampliación de sus puntos de venta ha obligado a Aresa a aumentar la superficie logística con una segunda plataforma que complementa a la de O Ceao y la previsión de una tercera a medio plazo.

La compañía, presidida y fundada por Álvaro Rodríguez Eiras, posee el 30% de Soaga (Sociedad Agrícola Gallega). Conjuntamente son líderes en la distribución de fertilizantes en Portugal y la cornisa cantábrica, lo que se traduce en 350.000 toneladas anuales sólo de abonos.