Aresa envasará una nueva línea de abonos adaptados al campo gallego en Rábade

La empresa lucense de productos agrícolas Aresa sacará al mercado a finales de este mes una nueva línea de fertilizantes que ha sido desarrollada en la planta que la firma posee en Rábade, donde también se envasará el abono. Según Aresa, las particularidades de este nuevo producto, denominado Fertiland, es que se adapta a las características de la tierra de Galicia y a los cultivos más frecuentes en la comunidad «pradera, maíz, viñedo y patata», a la vez que es más respetuoso con el medio ambiente.

El producto llegará al mercado a finales de este mes y se envasarán, inicialmente, 3.000 toneladas, lo que supone el 10% de laproducción anual de fertilizantes de la firma. Se comercializará en toda Galicia y en otros terrenos afines, como algunas partes de Asturias. La empresa se plantea la posibilidad de aplicar esta técnica a otras comunidades, si detecta demanda de fertilizantes adaptados a las características de la tierra.

El presidente de la corporación, Álvaro Rodríguez Eiras, subrayó que el nuevo producto «responde a fórmulas muy concretas adaptadas a la calidad de las tierras de labranza y el tipo de plantación», lo que redunda en el respeto al medio. La diferencia con los abonos clásicos se centra en el uso de tecnologías y agentes químicos menos solubles y agresivos.

Los fertilizantes se comercializarán a través de la red de la plataforma logística Cecoagro y la red de tiendas agrarias Todocampo y Área Verde, de la que existen unos cuarenta centros en las cuatro provincias. La empresa matriz, sin embargo, prevé incrementar en un 25% la red, con la apertura este año de al menos ocho nuevas tiendas.

El buque insignia de Aresa es otro fertilizante, Fertimón, envasado y distribuido en las plantas de la empresa en Lugo y Rábade.